Presupuestos de 2017

CUESTIÓN DE CONFIANZA O ARGUCIA CACIQUIL ¿DÓNDE ESTAN LOS LIMITES?

El Alcalde del PP aprueba los Presupuestos de 2017 con una cacicada, usa la cuestión de confianza tras inhabilitar el voto de una concejala para no perder.

Con 2 Plenos, en solo 6 días, en plenas fiestas navideñas, uno el mismo Día de los Santos Inocentes, otro al siguiente día de Año Nuevo, y con un nuevo fraude de ley, el PP, aún gobernando en minoría, aprobó el asunto más complejo del año, los Presupuestos de 2017. ¿Por qué precisamente ahora, cuando se tenía qué decidir en qué se debe gastar el dinero aportado por todos los vecinos y vecinas en el 2017, el alcalde pidió la confianza de los concejales, de los representantes del pueblo? La intoxicación informativa y la falta de veracidad de las noticias difundidas por el equipo de gobierno, intentan engañar a los vecinos. Es preciso y urgente que los galapagueños y galapagueñas sepan el porqué de este montaje, para hacer bueno el dicho de “la zorra mudará los dientes, pero no las mentes.

Desde Cambiemos Galapagar intentaremos explicar lo más objetivamente posible los hechos para que todos puedan sacar sus propias conclusiones: 

El equipo de gobierno del PP convocó en noviembre a los grupos municipales a 2 reuniones sobre presupuestos para el año 2017; en la primera, el equipo de gobierno facilitó un borrador incompleto de los mismos, en la segunda, los grupos de la oposición realizaron sus aportaciones. Aquí se acabó la negociación.

Por otro lado, es importante conocer que la normativa reguladora del procedimiento de tramitación de los presupuestos en los Ayuntamientos exige que éstos se remitan al Pleno antes del 15 de octubre para su aprobación, enmienda o devolución . Nuestro Ayuntamiento, siguiendo en su tónica de saltarse la ley, los remitió al pleno el día 28 de diciembre. También se saltó la ley cuando convocó la Comisión Informativa previa encargada de estudiar y enmendar los presupuestos con solo dos días de antelación, cuando la norma exige que la antelación sea de cinco días.

Finalmente, el 28 de diciembre no se votaron estos presupuestos del PP y, a propuesta del PSOE, se dejaron sobre la mesa. A los cuatro días, el dos de enero, se convoca nuevo Pleno para ligarlos a la cuestión de confianza. Como no es un demócrata (si lo fuese, dejaría votar en el Pleno, como es lo normal) el alcalde, para conseguir sacar adelante sus presupuestos de 2017, recurrió a una argucia caciquil, a un verdadero fraude de ley: vinculó los presupuestos a una cuestión de confianza ¿Ésto qué significa? “Si me apruebas los presupuestos que presenta mi partido tal y como están, confías en mi. Si no me los apruebas, no confías en mí” y, por lo tanto, según la ley, en un plazo de un mes la oposición debe presentar un gobierno alternativo.

Hasta ahí todo bien, pues es una posibilidad que otorga la normativa reguladora del funcionamiento de los Ayuntamientos. Pero el caso de Galapagar es de juzgado de guardia, pues el voto de uno de los concejales de la oposición (voto imprescindible para lograr 11 votos contra los 10 del PP y poder crear un gobierno alternativo) ha sido previamente invalidado de forma absolutamente irregular, por decretazo del alcalde, una invalidación por cierto recurrida ante los tribunales. Es decir, como el PP no tiene mayoría absoluta en la actual legislatura, el alcalde se sacó de la manga un decretazo para quitarle validez al voto de un concejal de la oposición. ¿Por qué no espera, señor alcalde, a que un juez dictamine si el voto de esa concejal de la oposición es válido o no, antes de plantear cuestiones tan serias como una cuestión de confianza? ¿Por qué tantas prisas, a qué tiene miedo, a que el juez valide el voto de la concejala y entonces usted pueda perder la moción de confianza?

En cuanto a los contenidos de los presupuestos del Partido Popular, éstos no recogían ninguna de las enmiendas propuestas por los partidos de la oposición. Nuestro grupo proponía medidas demandadas por la ciudadanía desde hace mucho tiempo, como son destinar un mayor importe a atender la emergencia social y la pobreza energética, la compra de, al menos, un desfibrilador para la realización de cursos para desempleados y la elaboración de un plan de movilidad urbana sostenible que mejorara la red de comunicaciones de los vecinos. Recordemos que Galapagar es el segundo municipio de toda la Comunidad de Madrid que menos porcentaje de su presupuesto destinó en el 2015 a servicios sociales, motivo por el que ha recibido el Premio Corazón de Piedra 2016 de la Asociación Estatal de Directoras y Gerentes de Servicios Sociales

El resultado de todo este montaje ha sido, como no podía ser de otra manera, que el PP aprobó sus presupuestos sin incluir ni una sola medida de las propuestas por el resto de grupos políticos. Ha contado para ello con los 10 votos suyos, los del PP, y con la abstención de Ciudadanos, que alegó, para justificarse, que era un “mal menor” para evitar que se prorrogaran los presupuestos anteriores.

El PP ha presentado públicamente el tema como la incapacidad de la oposición para formar un gobierno alternativo. ¿Están todos los concejales del equipo de gobierno de acuerdo con esta falsedad, son conscientemente cómplices? ¿gobierno autárquico o cesarismo?

Desde nuestro grupo entendemos que la situación planteada no es legal, dado que el juez aún no ha decidido acerca de la validez o no del voto de una concejala de la oposición, ni es ética ni es democrático aprobar con semejantes artimañas unos presupuestos que afectarán la vida de todos los vecinos y vecinas de Galapagar en 2017.

Ante la situación de verdadera emergencia democrática que vivimos actualmente en nuestro municipio, desde Cambiemos Galapagar hacemos un llamamiento a todos los partidos políticos, instituciones y a la sociedad civil, para actuar a favor de una recuperación de la justicia y la dignidad que, como ciudadanos, nos merecemos.

Facebooktwittergoogle_plusredditmail