Máquinas expendedoras sin contrato ni licencia

 

Máquinas de bebida llevan años instaladas en edificios municipales de Galapagar, sin autorización, sin pagar un canon y consumiendo electricidad a costa de las arcas municipales.

Cambiemos Galapagar denuncia la instalación irregular de máquinas expendedoras de bebida y comida en distintos edificios municipales desde hace años. Dentro de su labor de control y fiscalización del equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Galapagar, Cambiemos Galapagar ha detectado que en edificios municipales hay instaladas máquinas expendedoras de comida y bebida sin ningún tipo de contrato o concesión que lo autorice.¿Quién se está beneficiando económicamente con las máquinas expendedoras? ¿Por qué el equipo de gobierno del PP lo permite y no regula la concesión? ¿Qué pasaría si alguien se intoxica con los alimentos?   En el Polideportivo, por ejemplo, las máquinas llevan instaladas probablemente más de 10 años. Pero esta situación irregular también se ha producido recientemente, sólo hay que recordar que el antiguo Centro Cívico Reina Sofía no tenía máquinas expendedoras de comida y bebida y en la nueva Biblioteca Ricardo León, ubicada en este centro e inaugurada en 2015, bajo la competencia de la actual concejala de Cultura Carla Greciano, han aparecido 3 máquinas expendedoras.

Desde Cambiemos Galapagar se pidió información sobre la materia en 2016, pero, según la Alcaldía no existe expediente alguno. No hay papeles de las máquinas “recibidas” en herencia. Inmediatamente después se solicitó que se iniciara el expediente que saque a “concurso” la instalación de las máquinas, pero para el equipo de Gobierno NO ES PRIORITARIO, pero Cambiemos Galapagar sí que considera prioritario acabar con esta situación irregular que ha denunciado en plenos y comisiones informativas. En el pasado pleno de noviembre Cambiemos Galapagar ha presentado una moción que busca solventar esta situación irregular y que ha sido aprobada con los votos en contra del Partido Popular.

Según palabras del concejal de Cambiemos Galapagar José Mª Nicás, “la instalación de máquinas expendedoras sin autorización vulnera normativa de patrimonio de las administraciones públicas, por el uso privativo del espacio público, y de contratación, porque no ha habido posibilidad de optar a la licitación por parte de distintas empresas en condiciones de igualdad, y además supone un coste extra para las arcas municipales por el consumo de electricidad y por la necesidad de una mayor potencia eléctrica”. Según estimaciones realizadas por Cambiemos Galapagar, una máquina de bebidas en reposo supone un gasto anual para el Ayuntamiento, sólo en consumo de electricidad, de 180 euros, sin contar con los gastos añadidos de disponer de una mayor potencia eléctrica. Otro asunto no aclarado sobre estas máquinas es si existe algún seguro de responsabilidad civil asociado a ellas que asuma los posibles daños que puedan provocar. Entre las preguntas que el grupo municipal Cambiemos Galapagar se plantea están: ¿cuánto tiempo lleva pagando el Ayuntamiento la energía que gastan estos aparatos?¿cuánto más tiempo lo seguirá asumiendo el Ayuntamiento? ¿Existe un seguro que responda si ocurriera algún percance con esas máquinas si, por ejemplo, tuvieran problemas que afecten al sistema eléctrico del Polideportivo?. Preferimos no imaginar situaciones más desgraciadas.

Pie de foto: Máquinas expendedoras de comida y bebidas frías y calientes ubicadas en la Biblioteca Ricardo León

 

Es innegable el servicio imprescindible que pueden prestar y prestan este tipo de máquinas a los usuarios de los distintos edificios municipales, pero también es innegable que cuando se utiliza de forma privativa o exclusiva el patrimonio público, que es de todos, y especialmente cuando la actividad es lucrativa, se debe tramitar un procedimiento administrativo de concesión o de licitación que permita a todos los posibles interesados optar en condiciones de igualdad. Por norma general, en otras Administraciones Públicas, cuando se adjudica la concesión para el uso del dominio público para máquinas expendedoras, o el servicio de suministro de bebidas y comida a través de estas máquinas en dependencias municipales, las empresas concesionarias o adjudicatarias tienen la obligación de abonar los gastos derivados de la instalación de máquinas y de disponer de un seguro de responsabilidad civil para hacer frente a posibles daños causados a terceros o al propio Ayuntamiento. En Galapagar el incumplimiento de las leyes por parte del Ayuntamiento, siempre los pagan los mismos, las vecinas y vecinos de Galapagar, como cuando nos multan por instalar un aparcamiento de un supermercado en una vía pecuaria, o cuando tenemos que pagar las costas de los juicios por los impedimentos antidemocráticos de nuestro Alcalde. Cambiemos Galapagar espera que la situación irregular de las máquinas expendedoras de comida y bebida ubicadas en edificios municipales, tras la aprobación de la moción presentada en el pleno de noviembre, se corrija en el menor tiempo posible y que no ocurra como en los municipios de Boadilla del Monte y Majadahonda, ante las investigaciones de distintos grupos políticos sobre las máquinas allí ubicadas, éstas han desaparecido.

Pie de foto: Máquinas expendedoras de comidas y bebidas frías y calientes en el Polideportivo Municipal

 

Facebooktwittergoogle_plusredditmail