Daniel Pérez es condenado por secuestrar los Presupuestos de 2016

Daniel Pérez, alcalde por el PP de Galapagar, ha sido condenado por vulneración de los derechos fundamentales al impedir la votación de las enmiendas a los presupuestos de 2016 y de  dos mociones de urgencia, presentadas por los grupos de la oposición. La sentencia del juez le ha obligado a celebrar un pleno extraordinario este jueves, en el que se han votado y aprobado todas las enmiendas y las mociones de urgencia, 15 meses después de que se presentaran originalmente.

Con esta sentencia se reconoce el derecho de la oposición a enmendar las propuestas del gobierno y a votar las mociones de urgencia que se presenten en el Pleno. Estos dos derechos políticos fundamentales en democracia han sido  denegados sistemáticamente a la oposición desde que el Alcalde gobierna en minoría.

La oposición ha vencido al PP en todas las votaciones de este pleno, demostrando así que los presupuestos de 2016 son una oportunidad perdida, una imposición del Alcalde contra el consenso de 5 grupos que con sus enmiendas habrían hecho que vivir en Galapagar fuese un poquito mejor.

Las dos primeras enmiendas que se han votado por sentencia judicial, una a los Presupuestos y otra a la Relación de Puestos de Trabajo, habían sido consensuadas y trabajadas por toda la oposición y eran fruto de reivindicaciones de vecinos y colectivos del pueblo. En ellas se recogían medidas sociales principalmente, como la lucha contra la pobreza energética; la subida del presupuesto para el mantenimiento de colegios de 2.000 € que proponía el PP a 78.000 €; una partida para la pasarela del Río Guadarrama, otra para el camino vecinal de Parquelagos; restituir los presupuestos de Servicios Sociales a niveles anteriores a la crisis; huertos urbanos; presupuestos participativos;  aparcamiento regulado gratuito las dos primeras horas; ahorro en sueldos políticos y eliminación de cargos de confianza, entre otras medidas.

Lamentablemente, a pesar de todo el trabajo y el consenso social que avalaban a la enmienda, el Alcalde Daniel Pérez impidió su votación y forzó la prórroga de los presupuestos de 2015, porque no estaba de acuerdo con la bajada de los sueldos políticos.  Ni siquiera  cambió su parecer cuando más de 300 personas se manifestaron en Diciembre de 2015 en la Plaza de la Constitución contra el secuestro de los Presupuestos Municipales y contra la falta de democracia que emana de su alcaldía. Finalmente ha tenido que ser un juez el que por segunda vez le condene y le obligue a respetar los derechos democráticos fundamentales.

Manifestación presupuestos secuestrados
En la concentración que se realizó el sábado 12 de diciembre 2015, algunas pancartas denunciaban lo que lleva sucediendo estos últimos años ¡Dani este no es tu cortijo! ¡ basta de ayudar a los amiguetes!

A pesar de que 15 meses después se han podido votar las enmiendas, el daño y el dolor causado por la injusticia del Alcalde es irreparable. ¿Cómo va a compensar a las familias que han tenido que pasar frío, o que no han recibido las ayudas sociales por su culpa? ¿Cómo compensará los proyectos que se han dejado de hacer, como la Pasarela sobre el Guadarrama, o los proyectos de participación ciudadana? ¿les devolverá a los vecinos el dinero del aparquimiento regulado o a los comercios lo que han dejado de ingresar? Lo peor de todo es que el Sr. Pérez y su equipo no se arrepienten, no es solo un problema legal, sino ético. El Partido Popular de Galapagar demuestra en cada Pleno que no está por la labor de aceptar las reglas democráticas y al final los que perdemos somos los vecinos – afirma Raquel Almendros, portavoz de Cambiemos Galapagar.

En cuanto a la tercera enmienda presentada por Cambiemos Galapagar, y también aprobada por mayoría absoluta, modifica las bases de ejecución para que las modificaciones en el presupuesto tengan que pasar por el Pleno.

Las dos mociones de urgencia trataban de garantizar unas condiciones dignas para la oposición, es decir, acceso telemático a los expedientes y un despacho compartido con impresora, teléfono y lo básico para poder realizar nuestro trabajo; y dejar sin efecto la Providencia de Alcaldía por la que Daniel Pérez trataba de restringir las enmiendas que podían ir al Pleno. En definitiva, medidas para acabar con el caciquismo y garantizar la democracia, que tanto está tardando en llegar a Galapagar.

Facebooktwittergoogle_plusredditmail

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *